NUBES DE PAN DULCE

#Masas, panes y repostería 14 febrero 2021


Me encanta la panadería, la bollería y la pastelería, quizá porque toda mi vida he vivido al lado de una panadería y me he criado con ese perfume tan rico a pan recién hecho.  Mi infancia culinaria está ligada a una merienda de pan de aceite y a un trozo de torta de chicharrones, así que es nada raro, mi relación con el pan tenía que ser estrecha, jejeje


Cada dos o tres días hago pan casero y cuando se me antoja un dulce, pues visto y no visto, me pongo manos a la masa (y nunca mejor dicho) mezclo y amaso con el Thermomix® (seguramente si no fuera por ella, nunca habría hecho pan ni dulces) y de mi horno sale un bollo o una torta exquisitos.


En ésta ocasión, el bollo es una nube, super esponjoso....mucho más que un brioche con mantequilla, de los que suelo hacer bastante a menudo, éste brioche, en vez de mantequilla, lleva creme fraiche, una nata ácida y cremosa que le da una textura deliciosa, aunque no es nada dulzón, es más bien neutro, así que si queréis un resultado más dulce, podéis poner un poco más de azúcar o rellenar las bolitas con frutos secos y azúcar, dulce de chocolate o dulce de leche, si en cambio, lo que queréis es más salado, basta con restarle un poco más de azúcar a la receta y rellenarlo de sobrasada o alguna mezcla de queso y tomates secos (uhmmm, el próximo estará relleno de esa mezcla) jejeje


INGREDIENTES


500 gr. de harina de fuerza


10 gr. de levadura de panadería


200 gr. de creme fraiche


60 gr. de azúcar


2 huevos+ leche (hasta completar 200 gr.)


10 gr. de sal


azúcar glacé para adornar


ELABORACIÓN


Poner en el vaso del Thermomix® la creme fraiche, los huevos, el azúcar, la sal y la leche. Mezclar 10 segundos a velocidad 4.


Añadir la harina, la levadura y programar un amasado de 4 minutos en espiga. 


Dejar reposar en el vaso o en un cuenco grande (tapado con un film o paño fino) hasta que doble su volumen, sacar a la mesa untada con un poco de aceite de oliva, amasar ligeramente y cortar porciones del mismo tamaño aproximadamente y formar bolitas.


Untar un molde rectangular o redondo con un poco de mantequilla o aceite suave y poner las bolas separadas unos centímetros entre sí, dejar fermentar de nuevo en un sitio cálido y tapado con un paño fino de cocina o con film plástico (para que no se seque la superficie) y dejar fermentar de nuevo hasta que las bolas estén bien crecidas.


Meter en el horno caliente a 180 grados. Hornear unos 10 a 15 minutos (solo hasta que se dore la superficie)


Espolvorear con azúcar glace justo antes de servir.